miércoles, 27 de julio de 2011

En teoría.

Su pelo era marrón
Marrón como una avellana
Su piel era blanca
Blanca como la nieve más pura
Su pelo era corto
Corto como el césped recién arreglado

Su mano era pequeña
Pequeña y frágil como un colibrí multicolor

Sus brazos eran delgados
Delgados y fuertes, como el bambú

Sus ojos eran grandes
Grandes, siempre, como tratando de no olvidar que el amor a veces hace mal
Sus pasos eran cortos
Cortos y constantes, nunca se cansaba de buscar
Sus labios eran…
Sus labios, su boca… la que siempre gritaba libertad

La vi solo una vez
Nada más, que una vez

Su pelo no me encandiló
Su piel no me sintió
Su mano no me sujetó

Sus brazos no me abrazaron
Sus pasos no me acompañaron
Sus ojos no me miraron

Y sus labios…
Sus labios nunca me besaron.

No hay comentarios.: