domingo, 26 de agosto de 2012

Tengo muchas cosas para decir pero no puedo traducirlas a palabras educadas. Y si digo lo que pienso de verdad sería excesivamente vulgar. Pero puedo decir que mi cabeza es una pieza en la que están encerrados David y Goliath. Están peleando. Y ninguno de los dos siente que va a poder salir de la pieza en algún momento.

No hay comentarios.: