martes, 11 de septiembre de 2012

Unos días antes del 5 de mayo.

La vida se encargó de torturarnos a los dos
Y juntarnos en este momento
Ya no habrá nada malo para ninguno, amor
Logramos terminar con ese dolor que parecía eterno
Deberíamos saber de antemano que el camino para encontrarnos
Es difícil, en subida y largo
Va a costar, nos encontraremos con extraños
Y vamos a necesitar no tener nada a nuestro cargo

Se quien soy, se quien sos
No necesitamos saber de nadie más
Ni pasteles con nombres, ni papeles con forma de corazón
Volaremos en tus sueños, de la mano o acostados

Caminar por las calles de piedra a tu mano
Otoño se siente demasiado frío cuando no estás a mi lado
Y las hojas hacen más ruido, casi como un sollozo
Y todo duele, porque todavía no llegaste, y el autobús no salió

Yo no tengo miedo de decirte que soy todo tuyo
Que lograste entrar en mi como si fueras un veneno, pero mucho mas rápido y sin dolor
Las cosas cambiaron, y para bien

Mi aire, mi sangre, mis venas, mis huesos
Mis ojos, mis dedos, mis brazos, mis piernas
Mi pelo, mi alimento, todo.
Mi vida.
Vos.
Yo también me derrumbo
Completamente cuando llorás.

Ya voy a estar ahí para
Limpiar tus lágrimas
Secar tu mejilla húmeda en las noches
De tormenta.
Besar tus labios cuando la lluvia los moje
Completamente
Y drenar tu memoria
De dolor.
Lo que mas quiero es drenar tu memoria de dolor.

03/05/2011

viernes, 7 de septiembre de 2012

Ni siquiera se como se llama nada.

Pasó tanto tiempo desde la última vez que bailamos
Yo pisaba tus pies, y vos sonreías igual
Me decías que no me mueva tanto, básico mantenelo básico
Y yo reía porque no me salía, trataba y bailabamos igual.

Ya no importa esto, quedamos en que no nos iba a importar si nos miran los demás
Si, algo más en lo que soy deficiente, pero lo compenso
Tratando de bajar mi cabeza para besarte y estés comoda
El ritmo azul nos lleva por delante,
Y aunque hago todo mal no me importa si estoy con vos.

Y el 14 es marrón, y el 7 es verde, son cosas que me pasan cuando me dejás hablar
Paseamos por una galería y las instalaciones se adaptan a nosotros, y entramos
Y salimos a antojo, agarramos a alguien de la mano y comemos alfajores
Mis ojos se cierran y no quiero dormir.
No quiero dormir, ay, si pudiera resistir.

Mientras tanto mirás al cielo, mientras tanto mirás al sol.
Capturás unos rayos de luz, un reflejo de la luna.
Las estrellas brillan y yo sigo sin ninguna.
No quiero dormir, ay, si pudiera resistir.

martes, 4 de septiembre de 2012

En realidad a nadie le importa nada, la psicología inversa es muy triste y las emociones de los casi desconocidos pierden valor para pasar a ser ignoradas.

Me quedé sin auriculares y tengo el libro que me prestaste en el regazo. En este momento no puedo leer más. Imagino tu cuerpo suspendido en un fondo blanco, tan poco raro en mi. Tu cuerpo por momentos desnudo, por momentos vestido; me emociono de la misma forma en ambos casos. El solo hecho de poder figurarte en mi mente con la misma vivacidad con la que siento al libro hace que me estremezca. Mi mente te abraza y de repente, despues de extrañarte tanto tiempo, me di cuenta de lo incompleto que me siento, amada mía. Me di cuenta que aunque quiera ser yo mismo y poder ser uno solo, necesito estar a tu lado y reírnos de las cosas que nos reíamos en tu cama y en el subterráneo. Extraño poder hablar sobre el futuro, sobre el pasado y no hacerlo sobre el presente. Arriba del colectivo trato de conectarme de nuevo y reconectar la imagen y logro que el fondo se vuelva gris y vos estés vestida de la misma manera en la que estabas cuando nos vimos por primera vez. El destino es incierto pero aún así lo único que espero es poder llegar a vos de nuevo y poder, por lo menos los primeros días, estar a tu lado y no pensar en nada. Me bajo y el colectivero me dice que este es su último turno, no hay más colectivos. Con el libro en la mano y la otra mano en mi bolsillo, recorro el camino que hago hace 4 años con los ojos cerrados, esa cuadra y media con los ojos cerrados, ciertamente que lo hago. E imagino de nuevo ese fondo gris con tu imagen, extiendo mis brazos y trato de abrazarte, trato de por lo menos lograr tocarte para sentir que mi piel no es solamente una cáscara, y no puedo. Y lloro, y mi alma llora a tu cuerpo, llora tanto que llego a mi casa y no hay ni una sola lágrima en mi cara. Llora tanto que todos se dan cuenta, y nadie me dice nada cuando me tiro en la cama, ovillado con mi cabeza sobre la almohada. No puedo tomarme en serio, de verdad que no. Mi cuerpo te extraña tanto que está pensativo y está inmóvil, y de a poco duerme. Y de a poco se duerme más, hasta que en mi sueño vuelo al cielo de los recuerdos y rememoro lo que ya viví. Y todo se repite, y así te extraño más y más.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Para quien canto yo entonces? (Preludio al capítulo 5)

Las cosas tienen que terminar eventualmente. Conocer gente nueva es algo necesario, nutrirse de voces nuevas que irán a parar a los sueños. Pero hay momentos y momentos. Podrías leer el mismo libro todo el tiempo. Pero convengamos: hay momentos en los que queremos una rutina. Algo a que aferrarnos en estos endiablados momentos llenos de vacíos y espacios creados con paper liquid. Es cierto; no podemos exigirle a alguien que esté con uno para siempre. Pero lo que si podemos es ir con otra intención al encuentro con el otro. Alguna vez intentaste abrirte con la persona con la que iniciaste un vínculo afectivo? Eres muy hombre porque guardas tus dolores en el fondo de tu alma? Eres más fuerte por ser orgullosa y darle a tu pareja nada más que charlas sobre cosas bonitas? No, no lo son, pequeñines. Sean vulnerables. Comprometan su alma en la pareja, dejense conocer y demanden conocer! Las cosas pueden salir mal... pero también pueden salir bien. Preguntenle a Maxi.