domingo, 21 de octubre de 2012

ilusiones


me hablas un rato y luego te vas
me quedo sola sin poder pensar en porque todo se repite
no quiero pasajeros, quiero permanentes

cansada de que me des vuelta la cara en el momento final
y siento que ya no doy más
hago mas fuerza para respirar

si creés en mi, por que te vas?
si creés que valgo, porque no te quedás?
quiero que te quedes, quiero que te quedes conmigo por un rato, por lo menos un rato, nada más

No se que carajo me pasaba mientras escribía esto pero suena copado.

Salté de mi cama y me dirigí al campo y grité tu nombre en volumen 70
Un vaso de metal cayó y escuché el ruido campanar que hizo.

Todos
Y vos.
Cantaronlacancióndelamorynadiepudoentenderlacompleta.

Olvidate, yo no voy a comerciar lo unico que tengo.
Pobre, con orgullo, pero pobre.
Marioneta de carne Mar Car Carneta.
Solo cuando veas la luna caer sobre tu plato de sopa podrás decir que eres realmente débil pero fuerte de emoción.

Beso tus pies y los lavo con mis lágrimas.
El castigo es el maestro que me enseñó a no empujar.
Abro mis ojos y salen cristales que exponencian y explotan tu brillo.
Clavo
mi mirada
en tu tumba
me meto
y lloro llanuras

Lloro mi alma sobre la tuya y se disuelve sobre tu voz en lo alto de una catedral.
Un colgante me indica tu estatus personal, amo hacer cosas pero a veces me hacen mal.

Anatomía, Tomo 9: El final.

Era lindo viajar atrás tuyo. Recuerdo un día en el que habíamos arreglado hacer que nos desconocíamos para viajar una mañana como si fuéramos totales extraños. Yo estaba sentado como estoy hoy: con mi remera blanca y mi pantalon a rayas; vos, con tu pulover rosa con interior gris. No había casi nadie esa mañana en el colectivo. Era casi fin de año y todos se daban el lujo de faltar porque si. Y en ese frenesí de calma, me incliné, e invadiendo tu espacio personal , besé tu cuello. Y vos no pusiste resistencia. Incluso escuché un pequeño y suave ''mmm...'' de aprobación. Y volví a mi asiento. Y los dos sonreímos el resto del viaje. Pero, como todo, llegué al final del recorrido. Yo me vine a Buenos Aires y no te vi más. Y vos tampoco a mi. Fue bastante sano, verdaderamente. Fuimos un ejercicio el uno para el otro. Yo serví, proveyendote mis miradas desde el asiento de atrás para que te sientas linda y vos me serviste para poder pasar el tiempo sobre el vehículo de una forma más placentera. De que otra manera me ibas a servir? Si nunca te hablé. Nunca pude animarme a hablarle a alguien como vos. Creo, tengo la ferviente creencia de que eras demasiado para mi. En mi mente, quise rendirte un tributo y logré mentirme para creer que te amaba, y logré escribirte esto. Ojalá, algún día, alguien con coraje sienta por vos lo que yo no pude decirte. Esta es mi parada. Hasta siempre.

Escena #140.

Silencio! Silencio, todos! Malditos hipócritas, gritándome como si tuvieran conciencias limpias. Ustedes, hombres no pensantes y mujeres machistas que nunca tuvieron una situación desfavorable. Yo conozco a mujeres con ideas fuertes como metales, conozco mujeres que amaron y siguen amando. Tuve amigas que han muerto. Murieron por resistirse a que una lacra las toque contra su voluntad. Por resistirse a llevar en su propio vientre al embrión producto de una violación. Cada noche las recuerdo, pero ya dejé de llorar porque ellas me enseñaron que hay que luchar y ser fuerte para poder lograr un futuro diferente. Ahora estoy parado acá arriba porque ustedes me persiguen, me persiguen como alguna vez persiguieron a los negros, y ahora nos persiguen a nosotros. Ustedes no saben para nada lo que es caminar por la calle y que de repente un hombre se te acerque y empiece a ''piropearte''. Y si, hago comillas con los dedos porque esos no son piropos, porque incomodan, carajo. No quieren tus piropos, idiota. Y ese hombre se acerca cada vez más y  te agarra del brazo y te dice ''dale, putita, no te hagás la dificil'' y tratás de liberarte pero no, no podés. Porque tiene más fuerza que voz. Y llorás, y gritás por ayuda. Pero no, no podés. Porque estamos en un país acobardado, un país al que se le enseñó a no comprometerse. No te metas. No te metas. Vos, el de la remera azul! Vos sabés lo que es que alguien que no conocés te diga cosas que no te gustan y se te acerque cada vez más? Y que pose sus manos en tu entrepierna? Que empiece a tocarte? Y saque su pija y te la muestre? Y no voy a ser delicado ante vos, ante nadie, porque nadie es delicado ante quienes sufren estas cosas. Y nadie piensa seriamente en esto hasta que les toca, imaginen si esto pasara a sus madres. O a sus hermanas. O a sus hijas. Idiotas, descarados. Y no me vengan con eso de que ''lo buscan''. Nadie busca estas cosas, nadie lo hace. Podrán señalarme en la calle, podrán divulgar rumores, pero yo ahora voy a bajarme y saldré caminando, y daré mi vida por las mujeres y aquellas otras personas que sufran estas cosas. Adiós, tu, y tu, y tu, hipócrita. Y tu, maldito. Y esperemos que nunca tengan que pedir mi ayuda.

martes, 16 de octubre de 2012

Estas notas.

Eras mi mejor amigo
Y en un segundo, todo se acabó
Fue todo un malentendido
Y esta vez, lo entendí todo yo

Caminábamos por el barrio
Y reíamos al cantar
Hay cosas que extraño tanto
Que a veces me hacen llorar

Jugábamos a la pelota
En tu patio delantero
Vos decías ''no tengo historia''
Y yo te alentaba a caminar

Tus palabras, siempre con miedo
Tu timidez todo venció
Deseabas alguien que de besos
Pero ese alguien nunca llegó

Extraño ir a tu casa
Extraño tocar tu timbre
Abrazarte cuando te sentía mal
Sentarnos en tu vereda

Más de un año hace que no te hablo
Pienso si me extrañarás
Si es así, yo no lo siento
Siempre que me ves, me ignorás

Yo ya tengo otros amigos
Parece que vos también
Extraño charlar contigo
Hasta el amanecer

Perdonáme si insistía
Quería verte progresar
Eramos tan iguales y no tenías
Las mismas ganas de amar

Fuiste mi mejor amigo
Y eso un día terminó
A la vuelta de mi casa,
Ya no estás, ya no estás vos.

Vos tocabas la guitarra
Para mi y para vos
Ahora no tengo tus notas
Estas de hoy son para vos.

jueves, 4 de octubre de 2012

La chica más linda que conozco.


La chica más linda que conozco hoy se siente mal,
Las sombras agarran su cabeza y está por explotar,
No quiero que mi sombra sea una de ellas, entonces
Solo le voy a cantar a distancia, bien suave una canción para que duerma, para que duerma tranquila.

Tuvo demasiado por hoy la chica mas linda que conozco,
Ya soportó el aire pesado y ojos de otros y mis palabras aburridas,
No se si van a llegarle los besos que ahora trato de mandarle,
Tal vez se pierdan en la brisa, en el viento, ojalá llegaran como antes.

El sol va a brillar para la chica más linda que conozco.
Me gustaría que sea con mis rayos, pero eso será, encontrará su felicidad.
Seré yo, o será otro,
La amo, pero la chica más linda que conozco sabe que soy un tonto.

Los mejores regalos que le hago son mis cariños y canciones,
No se hacer otra cosa, es lo único que siento que puedo hacerle bien.
Porque la chica más linda que conozco sabe que encuentra un tonto que la ama en mi.
Porque la chica más linda que conozco sabe que yo soy el tonto que no puede dejar de amarla.