domingo, 18 de noviembre de 2012

juego frío

Cuando estaba corriendo, Andrés se dió cuenta que lo habían dejado de seguir. Ya no lo perseguían; ya no era importante para sus captores. ''Que hago?'' se preguntó. Ya no lo seguían. Se sintió vacío. Ya no tenía ganas de nada. Andrés empezó a resignarse a los recuerdos de la persecución. A los abrazos de un recuerdo.

No hay comentarios.: