sábado, 24 de agosto de 2013

- Elige tu propia aventura -

Yo se que te cuesta todo. Que no te ves linda al espejo. Que te mirás y no ves nada bueno. Es una lástima, sabés? Porque me duele en la piel y en el alma que seas tan dura con vos misma cuando yo te veo tan hermosa, tan bella y despampanante, rompiendome la cabeza con la fuerza de un rayo recorriendo todo mi cuerpo, deslizándose sobre mi carne para cubrirla completamente y elecritificarme completamente. Pero te conozco, y se que no es facil para vos. Así que hasta que logres llegar al momento en que te quieras (si, va a llegar, porque vos y yo vamos a intentar siempre, y te voy a ayudar siempre que pueda) te propongo jugar un juego. Viste cuando mirás las películas con colores fríos que tanto te gustan y tanto te gustaría protagonizar? Esas con los chicos que te enamoran hasta los huesos y que tanto te gustaría abrazar y besar? Quiero que imagines que estás ahí adentro. Quiero que actúes. Quiero que juegues a creer que sos linda. Caminá por las calles de Buenos Aires derrochando toda la belleza que poseés, aunque no puedas verla. Salí con tu abrigo combatiendo el frío como en los juegos cuando agarrás un power-up y dejá que tus piernas dejen huellas de agua en las veredas secas lindantes de charcos rezagados de la lluvia. Huellas que van a quedar marcadas aunque el cemento esté seco y el agua se evapore, porque sos eterna. Capaz no puedas sentirlo, pero le dejás impregando a las calles tu olor. Jugá con tu pelo, cruzate de brazos, concentrate y mirá al mundo con tus ojos grandes. En el colectivo mirá por la ventana, pero se conciente que mientras vos no mirás, el colectivo entero se enamora de vos. Que la gente que camina en las calles y mira hacia las ventanas empañadas se encuentra con tu rostro y tu mirada fija y se enamoran y llegan a sus destinos todavía como si les hubieras robado el corazón (y se los devolvieras dentro de unos días). Dale. De tus dedos se desliza un poco de escalofríos que van a parar a las espaldas de esos aventurados que se crucen en tu camino. Los microsegundos que tardes en levantar las comisuras de tus labios para sonreír van a ser los microsegundos que vas a tardar en derretirnos de la ternura. Jugá, imaginá eso. Que yo voy a acompañarte para que de una vez te lo creas y puedas ser feliz del todo y veas que sos lo más hermoso que vi en mi vida. Sonriamos juntos a la par y caminemos por tu barrio.

Jugamos?

No hay comentarios.: