sábado, 24 de agosto de 2013

- la mano -

en escena entran una mano y una cabeza. el escenario está vacío y desde arriba hay una tenue luz que ilumina a la cabeza y la mano. no se puede ver a la cara de la persona dueña de la cabeza, así como tampoco el resto del cuerpo de la persona poseedora de la mano.
la mano acaricia la cabeza demostrando un notorio amor hacia el dueño de la misma. sus dedos recorren el pelo negro. agarra pequeños mechones de cabello entre sus dedos y de manera muy suave los mueve. las uñas están pintadas de negro, pero depende de donde se mire y como ataque la luz al espectador pueden parecer azules oscuras, o hasta rojas. con la mayor delicadeza la mano empieza a desplazarse desde arriba hacia abajo, consolando a la cabeza de alguna manera no comprobable. acaso la cabeza está triste, o tal vez completamente muerta, eso no se sabe; la mano ama al dueño de la cabeza y solo se tiene a si misma para demostrarlo. con sus dedos escribe letras que juntas forman un poema. el más lindo de los mundos, y solo lo conocen ella y el. la mano se retira de la escena. la cabeza también.

el escenario queda vacío.

se escucha el ruido de un beso.

cae el telón.

No hay comentarios.: